Headlines News :
Con tecnología de Blogger.

Despedida de Cristian Pérez - Sí a la Paz

RECOMENDADO CAMBIO TOTAL

Declaración de las FARC-EP a raíz del pronunciamiento de La Corte Constitucional.

Escrito por   Administrador  FARC-EP.CO El fallo contiene el peligro de renegociar una vez más el acuerdo en el Congreso y por qué no d...

Hey loco, No dispares!

Vamos a Cuentiarnos la Paz

LOS RICOS NO VAN A LA GUERRA

Blog ESTADÍSTICAS

BLOG DESTACADO

COLOMBIA País con más Desplazamiento forzado del mundo, producto del Terrorismo de Estado

Allende La Paz.

Los sectores terratenientes, ganaderos, “empresarios del campo”, han implantado la política del Terrorismo de Estado como forma de acumulación capitalista en Colombia. O sea, el capitalismo crece –no se desarrolla-,de cierta manera en Colombia, de forma violenta, física mediante el despojo, los asesinatos, las desapariciones y el desplazamiento forzoso.

No olvidamos los 300.000 muertos  y 2 millones de desplazados arrojados por la llamada “La Violencia” desde 1948 hasta 1958. En ésta segunda época de Violencia –la 2a Violencia-, que arrancó desde 1964 mal contados van 220.000 víctimas mortales y mucho más de 7´200.000 desplazados forzados –víctimas no mortales-, a quienes les quitan sus tierras (8,5 millones de hectáreas despojadas hasta ahora).

Ver: Desplazamiento forzado, política estatal

El Desplazamiento Forzado y la Imperiosa Necesidad de la Paz


Los consolidados de organizaciones que siguen el desplazamiento forzado en Colombia –CODHES, por ejemplo- nos muestran 7.345.023 personas víctimas de éste flagelo, que tiene como causa la política de Terrorismo de Estado adelantada por el estado colombiano, en representación de las clases terrateniente, ganandera, “empresario del campo”, narco-paramilitares, etc.

Aún inmersos en un Acuerdo de Paz con las FARC-EP –en fase de Implementación- y de conversaciones de paz con el ELN, desde el Estado no se desmonta ésta política y cada año, mes a mes, día a día, se ven campesinos, indígenas, habitantes pobres de ciudades intermedias, desplazándose forzadamanete a fin de salvar sus vidas.  

Colombia lleva el deshonroso primer lugar como país productor de desplazados forzosos –Informe del Observatorio de Desplazamiento Interno (IDMC) y del Consejo Noruego para Refugiados (NRC)-, los cuales registran 7´200.000 personas desplazadas. Le siguen países como Siria (6´3 millones de desplazados), Sudán (3,3 millones) e Irak (3,0 milllones).

A pesar del Acuerdo de Paz, por la terquedad de los funcionarios gubernamentales, se desaprovechó una ocasión única que hubiera podido ponerle freno a ésta política. El gobierno Santos no quiso aceptar la propuesta de las FARC-EP de discutir –ni siquiera discutir- el impacto de la Doctrina Militar colombiana en los delitos que se cometen a diario en Colombia: Ejecuciones extrajudiciales, masacres, desapariciones forzadas, torturas y desplazamiento forzado.


El cuerpo de la Doctrina Militar colombiana continúa incólume y día a día sigue produciendo sus nefastas cifras. Será necesario, para solucionar definitivamente ésta problemática, construir una Nueva Colombia, en Paz con Justicia Social, que dote a la Fuerza Pública de otra doctrina, una doctrina patriótica, bolivariana, que no mire al colombiano como su “enemigo interno”.

Tierras: codicia desbordada

Por: Cristina de la Torre
Su angurria no tiene límites. No contentos con que se les legalice lo usurpado, los poderosos del campo quieren reducir a fórmula inane el poder de expropiar y de extinguir dominio sobre tierras inexplotadas, que el Ejecutivo ostenta desde 1936. Temiendo su aplicación ahora, se despelucan ellos por reversar la legislación vigente. El coco castrochavista seguirá probando su eficacia como coartada para preservar el acaparamiento de tierra, y agudizarlo, en un país donde 80 % de la población campesina se apelmaza en el 5 % de la tierra cultivable, para producir el 90 % de los alimentos. Pero, en el juego de encenderle una vela al campesino y otra a su enemigo inveterado, el Gobierno le concede a éste gabelas que podrán malograr la reforma. Como la legalización de baldíos usurpados, cuyo trofeo es la Ley Zidres. Y la supresión de la expropiación por vía administrativa, para condenarla a su agonía en la inmovilidad eterna de los juzgados. Cosa distinta haría una jurisdicción agraria creada para desenredar y evacuar rápidamente los procesos.
Exultante el uribismo con el golpe de mano que la Corte acaba de asestarle a la implementación de los Acuerdos de Paz, cuyo eje es precisamente la reforma rural; el CD librará una batalla encarnizada contra ella. Asistiremos a la enésima defensa de la concentración de tierras, mientras la derecha armada hace lo suyo en custodia de los predios robados al campesino. Y el país podrá verse de nuevo ante el abismo de la guerra. Misión cumplida. Tras el fragor de la contienda pretenderá seguir agazapado el curubito de los avivatos, miembros prestantes del empresariado y de la política, contra quienes pide acción judicial la Contraloría por haber adquirido ilegalmente 123.000 hectáreas en baldíos destinados a economía campesina.
La prohibición de acumular tierras para no explotar o cultivar a medias, mientras se valorizan y no pagan impuestos, viene desde 1936. A la luz de la función social de la propiedad, toda la legislación agraria hasta hoy consagra la extinción de dominio para lotes de engorde y predios inadecuadamente explotados. Y expropiación con indemnización, por razones de utilidad pública o de interés social. No se buscó en el 36 cambiar la estructura de propiedad agraria; antes bien, se quiso fortalecer la propiedad privada mediante titulación. Modestísimo alcance que se repite hoy, si se comparan estas iniciativas con las muy liberales reformas agrarias que Europa ejecutó con incautación directa del latifundio y su repartición entre el cultivador medio y el pequeño.
En su tortuosa concertación con los gremios del agro, aceptaría el Gobierno como legal la acumulación de baldíos antes de 1994. Y, además, esos predios sólo configurarían acumulación indebida si el Registro lo hubiese consignado por escrito. Naturalmente, casi ninguna escritura habrá incorporado la nota, y no podrá argumentarse ilegalidad. Será vía expedita para fomentar el acaparamiento y perdonar el robo de las tierras reservadas por la Constitución al campesino que las necesita.
Como van las cosas, en el proyecto que el Gobierno negocia no quedaría espacio para la agricultura campesina. Ni la concentración servirá siempre a proyectos productivos sino a la especulación con la tierra, bien protegida por las armas y por un remedo de catastro rural que no obliga con impuestos. Aboga Alejandro Reyes por “garantizar la propiedad de tierras legales, no de las ilegales”. También se ha dicho que el último recurso para asegurar una reforma rural capaz de desactivar la causa mayor de la guerra será la movilización social y política de todos los demócratas contra la codicia desbordada de quienes llevan siglos haciendo lo que les da la gana.

Santos, Trump y el Plan (Paz) Colombia

Por: Javier Calderón y Silvina Romano
 / 
El presidente Juan Manuel Santos se reunió con el presidente de Estados Unidos con el principal objetivo de “agradecer” a  Trump y al bipartidismo norteamericano el respaldo al proceso de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias Colombianas (FARC)[1]. Una señal de retribución ante el apoyo militar y político de los Estados Unidos durante los 54 años de guerra, en especial, por la determinante participación del país del norte durante los últimos veinte años, con la asistencia militar y económica en “el desarrollo” del Plan Colombia – reemplazado en febrero de 2016 por el plan Paz Colombia-  que tenía por objetivo “luchar contra el narcotráfico y la guerrilla”.
Esta es una reunión apresurada para superar el impase por el supuesto encuentro en un exclusivo club de Miami-Florida, el pasado mes de abril, entre el presidente Trump y los expresidentes Andrés Pastrana y Álvaro Uribe, quienes suman a haber aplicado el Plan Colombia en su máxima expresión, el detalle -no menor- de estar ambos abiertamente en contra del acuerdo de paz[2]. Si el encuentro fue planificado en lugar de casual[3], se trataría de un gesto ajeno a la formalidad diplomática y hostil al actual gobierno colombiano, que siempre se ha mostrado obsecuente frente a la potencia del Norte. Otro dato que le agrega condimentos al tenso ambiente que rodea el encuentro de los presidentes, es la iniciativa del gobernador de Florida, el republicano Rick Scott, de incitar a Trump que recibiera primero a Álvaro Uribe (en lugar de a Santos). Esto no solo da cuenta del lobby de la ultraderecha colombiana para erosionar el apoyo de Estados Unidos a la paz, sino que muestra la apuesta política del sector republicano más reaccionario para inmiscuirse en las desavenencias entre la derecha colombiana[4].
 Del Plan Colombia al Paz Colombia
Aunque el Plan Colombia fue evaluado como exitoso por los funcionarios y el complejo industrial militar estadounidense y colombiano -según declaraciones del ex vicepresidente estadounidense Joseph Biden[5] y el ex Comandante del Comando Sur, John F. Kelly, haciendo referencia al “milagro colombiano”[6]-, el 4 de febrero de 2016 el entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama, después de analizar la petición del gobierno colombiano, anunció una suerte de “giro” político sobre el papel de los Estados Unidos en Colombia, inaugurando el nuevo plan “Paz Colombia” orientado a consolidar el acuerdo de paz firmado con las FARC – EP y a iniciar una nueva etapa pacífica de lucha contra los cultivos de usos ilícitos[7].
Este giro viene siendo cuestionando desde aquel momento por los Republicanos, liderados por el senador cubano-americano Marco Rubio[8], que con la llegada de Trump a la presidencia, han ganado en intensidad y capacidad de influencia. El objetivo de este sector es presionar para que se continúe la “lucha contra las drogas” a través de la asistencia militar para la erradicación de los cultivos (es decir, en contra del campesinado y no de los narcotraficantes) y condicionar la paz según las exigencias pautadas por la ultraderecha colombiana. El centro del debate está en la política antidrogas que debe implementarse, de la que Colombia es un actor principal.
Razones del debate en torno a la política antidrogas
Los datos sobre asistencia militar y económica en el marco del Plan Colombia denotan las razones económicas y políticas por las cuales resulta de gran tensión dar un giro en función del desarrollo de los acuerdos de paz. Esto implicaría una merma importante en la injerencia del complejo industrial militar en el relacionamiento de Estados Unidos con Colombia, un asunto al que se resiste la ultraderecha colombiana y el sector del Partido Republicano liderado por el senador Marco Rubio.
La orientación de la política antidroga norteamericana ha sido punitiva y su intervención en Colombia ha tenido énfasis en la movilización de recursos militares, asesores, tecnología, capacitación y “contratistas” militares privados en terreno.
Acciones de la asistencia militar
  • Haciendo caso omiso de las críticas y los pedidos de organismos de DDHH de cortar o limitar el componente militar del Plan Colombia[9], la asistencia militar y policial de Estados Unidos a Colombia en 2017 sigue siendo la más importante: asciende a los 204 millones dólares. En ese contexto, la venta de armas de Estados Unidos, en el 2014, llegó a los 125 millones de dólares[10]. El total del Plan Colombia fue de 14 mil millones de dólares.
  • A esto se suma el entrenamiento de 4.569 miembros de las fuerzas de seguridad colombiana, en el marco de un “nuevo” rol asumido por las Fuerzas Armadas colombianas de suplantar a las de EEUU en el entrenamiento de Fuerzas de Operaciones Especiales, tanto para operar en México (en el marco de la Iniciativa Mérida) como en Afganistán[11], y la asociación de colaboración de Colombia como miembro de la OTAN[12].
  • Más preocupante aún, es la existencia del rol de las fuerzas militares colombianas en abonar a la acción de fuerzas de seguridad privadas en países intervenidos[13]. Es de público conocimiento que militares colombianos renuncian a sus puestos para ofrecer sus servicios de forma privada a ejércitos de otros países[14].
Costo Humano (o efectos reales del Plan Colombia)
  • Solo en el 2016 fueron asesinados 136 líderes sociales y políticos colombianos.
  • Víctimas de Colombia publicó en 2014 un informe en el que indicaba que el número de víctimas de la guerra civil de Colombia había superado 7.000.000 (incluyendo a los asesinados, desaparecidos o desplazados desde 1956). El informe destacaba también “que la mayoría de la victimización se produjo después del 2000, con un pico en el 2002 con 744.799 víctimas”, en plena operación del Plan Colombia[15].
  • Durante la presidencia de Pastrana (1998-2002), inicio del Plan Colombia, alrededor de 1.700.000 personas fueron desplazadas de manera violenta de sus hogares[16].
  • Durante los 8 años de la presidencia de Uribe (2002-2010) el desplazamiento forzado se transformó en una crisis humanitaria que afectó a 3.312.483 de personas[17].
  • Surgió la tenebrosa práctica de los “Falsos Positivos”: asesinatos de civiles para reportarlos como guerrilleros muertos en combate, a cambio de premios y estímulos económicos para los militares. En la actualidad la fiscalía general de la nación investiga más de tres mil casos de jóvenes asesinados en esta modalidad[18].
  • El Plan Colombia también asistió en la fumigación con glifosato de más de 1.6 millones de hectáreas para intentar erradicar plantaciones de coca. Esto, además de generar efectos negativos en la salud de pobladores, la destrucción del medio ambiente y condicionar la supervivencia material de miles de campesinos, ni siquiera funcionó como medio de lucha contra el narcotráfico[19].
 Costo material del Plan Colombia (hasta hace un año):
  • Desde el año 2000, EEUU ha destinado 10.000 millones de dólares a Colombia[20]
  • En el mismo periodo, el gobierno colombiano ha desembolsado 120.000 millones de dólares en el marco del plan[21].
Paramilitarismo
Uno de los lastres del conflicto interno exacerbado con el Plan Colombia, es la organización de paramilitares y el asesinato de líderes sociales. Las organizaciones de la sociedad civil colombiana están denunciando la existencia de un plan paramilitar de escala nacional que viene atentando contra líderes sociales, con el sostenido apoyo de las Fuerzas Militares[22]. De la misma manera, las guerrillas de las FARC-EP y el ELN manifiestan el peligro que representan estas fuerzas paramilitares en la construcción de la paz. En el encuentro sostenido por ambas guerrillas en La Habana afirmaron que “hasta hoy no vemos voluntad en una lucha frontal por parte del Estado y del Gobierno contra el paramilitarismo”.
No se trata de una percepción aislada. Se trata de un hecho ratificado por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, algunos de cuyos integrantes visitaron recientemente Colombia y alertaron sobre la situación que viven los líderes sociales en el país, principalmente en zonas que estuvieron afectadas por la guerrilla de las FARC – EP y pidió que se tomen medidas más enérgicas para garantizar la seguridad y protección de estos colectivos[23].
Paz Colombia y la reconstrucción de posguerra
En los temas de la agenda, es probable que Santos también trate de contrarrestar el intento del uribismo para detener el apoyo de los Estados Unidos a Colombia de cara al proceso de implementación de los acuerdos de paz, además de convencer a Trump de continuar con el respaldo para financiar el proceso de paz. Un asunto que será relacionado con la situación de la región y el papel de Colombia en la situación venezolana.
  • El Congreso estadounidense aprobó en su presupuesto de 2017 una partida de 391 millones de dólares para financiar el Plan Paz Colombia[24].
  • Estos fondos en pleno esfuerzo de transición a la Paz deben llevar a indagar quiénes y cómo están financiando la transición a la paz, pues recordando lo sucedido a inicios de los ’90 en Centroamérica (con las salvedades del caso), es probable que sean los intereses de estos grupos y sectores los que condicionen el escenario de la paz y los alcances reales de la democracia y la justicia social.
Por último, y a pesar de no figurar en la agenda oficial, es de esperarse que Santos y Trump conversen sobre la situación en Venezuela. El pasado 20 de abril, Santos invocó a la ONU a que prestara atención a la “preocupante militarización” del país vecino[25], un acto más de cinismo e hipocresía si consideramos la situación que vive Colombia, descrita mínimamente a lo largo de este escrito. Asimismo, el rol geoestratégico asumido por Colombia, como base política y militar de la doctrina de seguridad hemisférica, viene claramente demarcado (al menos) desde la presidencia de Uribe, quien sigue detentando gran influencia en cuanto a los sucesos en Venezuela, participando en proyectos concretos de desestabilización del país vecino[26].
[1] http://www.elpais.com.co/colombia/la-paz-el-tema-central-de-la-proxima-reunion-entre-juan-manuel-santos-y-donald-trump.html
[2]https://eldiariony.com/2017/04/15/trump-se-reune-con-alvaro-uribe-y-andres-pastrana-en-eeuu/
[3]http://cnnespanol.cnn.com/2017/04/17/no-hubo-reunion-formal-entre-uribe-pastrana-y-trump-esto-fue-lo-que-realmente-paso/
[4]http://www.efe.com/efe/america/ame-hispanos/gobernador-florida-pide-a-trump-reunirse-con-uribe-previo-encuentro-santos/20000034-3268430
[5] https://www.nytimes.com/2015/01/30/opinion/joe-biden-a-plan-for-central-america.html?_r=0
[6]https://www.csis.org/events/leading-nexus-development-and-defense
[7]http://www.elpais.com.co/colombia/la-paz-el-tema-central-de-la-proxima-reunion-entre-juan-manuel-santos-y-donald-trump.html
[8]http://www.elnuevoherald.com/noticias/estados-unidos/article150074887.html
[9]http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-1235737; http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-15163817
[10]http://securityassistance.org/data/program/military/Colombia/
[11]“Hora de escuchar: tendencias en asistencia de seguridad de los EEUU hacia América Latina y el Caribe”. Oficina de Washington para América Latina, Centro para las Políticas Internacionales, Grupo de Trabajo para Asuntos Latinoamericanos, Washington DC, 2013, pp 24-27.
[12]http://www.telesurtv.net/news/Que-ha-pasado-con-el-acuerdo-de-cooperacion-Colombia-OTAN-20160304-0050.html
[13]http://www.elmundo.es/internacional/2015/11/28/5658bb5aca47419e148b456f.html
[14]http://www.bbc.com/mundo/noticias/2016/02/160201_colombia_plan_colombia_15_aniversario_consecuencias_inesperadas_nc
[15]http://www.telesurtv.net/opinion/Victimas-del-conflicto-civil-en-Colombia-exceden-7-millones-bostezan-los-Medios-20141211-0034.html
[16]http://www.elespectador.com/noticias/politica/plan-colombia-o-paz-colombia-articulo-614798
[17]http://www.elespectador.com/noticias/politica/plan-colombia-o-paz-colombia-articulo-614798
[18]http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-15996076
[19]http://www.bbc.com/mundo/noticias/2016/02/160201_colombia_plan_colombia_15_aniversario_consecuencias_inesperadas_nc
[20]http://www.bbc.com/mundo/noticias/2016/02/160201_colombia_plan_colombia_15_aniversario_consecuencias_inesperadas_nc
[21]http://www.bbc.com/mundo/noticias/2016/02/160201_colombia_plan_colombia_15_aniversario_consecuencias_inesperadas_nc
[22]http://www.semana.com/nacion/articulo/paramilitares-dicen-que-trabajan-conjuntamente-con-el-ejercito-padre-javier-giraldo/524573
[23]http://www.nodal.am/2017/05/onu-pide-medidas-mas-energicas-proteger-los-lideres-sociales-colombia/
[24]http://www.elpais.com.co/colombia/la-paz-el-tema-central-de-la-proxima-reunion-entre-juan-manuel-santos-y-donald-trump.html
[25] http://caracol.com.co/radio/2017/04/18/nacional/1492519278_123013.html
[26] https://actualidad.rt.com/opinion/eva_golinger/view/110489-documento-evidencia-plan-desestabilizacion-venezuela-golinger

Capturan a financistas del terrorismo y desarticulan grupo de choque en Venezuela

Insurgente.org.

Las autoridades venezolanas capturaron 16 miembros de una célula terrorista e incautaron material de grupos violentos en Caracas.
El vocero del partido de extrema derecha Voluntad Popular, Jorge Machado Jiménez, fue capturado este lunes por organizar y financiar grupos violentos y terroristas en Caracas, informó el vicepresidente Ejecutivo, Tareck El Aissami.
Machado dirigía “los focos y orientaba las acciones de los grupos de choque. Tiene que ver con el reclutamiento de estos grupos de choque. Organizaba y estructuraba estos terroristas”, explicó el vicepresidente.
El Aissami detalló que Machado era “responsable de las finanzas, blanqueo de capital para obtener recursos y apoyar acciones terroristas en Caracas”.
Asimismo, este lunes, en los Altos Mirandinos, la Policía Bolivariana capturó a 16 terroristas, que formaban parte de una célula armada que tenía sitiadas varias comunidades de ese sector.
También se halló un sitio de apoyo logístico para las actividades terroristas en Caracas, que contenía “cordones para detonar instalaciones y una escopeta que fue lanzada por el bajante y logramos incautarla”. Allí fueron capturadas tres personas.
“El hallazgo de ese material se calcula por el orden de los 250.000 dólares. Inclusive químicos empleados para generar incendios”, indicó El Aissami.
Además, se incautaron 20 mil piezas de billetes de diferentes denominaciones, destinados para financiar grupos violentos.
Por otro lado, dos personas fueron capturadas por los actos terroristas contra la operadora TransBolívar, en el estado Bolívar, que dejó 53 unidades incendiadas. Los detenidos son José Gregorio Ramírez y Jesús Martinez Espinoza.
Grupos extremistas querían forzar un paro armado
El vicepresidente venezolano denunció que este lunes sectores extremistas de la derecha pretendieron forzar un paro armado, lo que originó focos fascistas en varias regiones del país por el rechazo de parte del pueblo a esa convocatoria. Lamentó que Venezuela tenga una cotrarrevolución de corte fascista.
Dirigentes de la derecha venezolana iniciaron el 4 de abril una ola de violencia en el país mediante la convocatoria de protestas de calle, que pese a llamarlas “pacíficas”, se caracterizar por grupos de choque que usan armas de fuego, armas de fabricación casera (chopos) y bombas molotov.
La violencia opositora ha dejado 60 muertos durante 1.600 manifestaciones y protestas de distinta índole, 600 de carácter violento, informó este martes el ministro de Comunicación e Información, Ernesto Villegas al ofrecer un balance.

Claves para comprender lo que sucede en Venezuela en el espejo de la historia latinoamericana

Guillermo Cieza/ LaHaine.org
Si en las movilizaciones de la derecha solo se ven jóvenes ricos, rubios y de ojos claros y en las del chavismo negros, mestizos y originarios pobres, ya hay un primer indicio

En Venezuela, en el último mes, se han producido acciones violentas que han dejado un saldo de 45 fallecidos y más de 900 heridos. La derecha y una feroz ofensiva mediática internacional han culpado de esas víctimas a la represión del gobierno de Nicolás Maduro. Sin embargo, el análisis de las causas y circunstancias de los asesinatos y fallecimientos en cada caso puntual ratifica el perfil de los cuatro primeros muertos de esta serie luctuosa, iniciada con las movilizaciones del 19 de abril de 2017.
-La joven Paola Ramírez fue asesinada cuando un dirigente opositor perteneciente al partido Vente Venezuela disparó contra un supuesto “colectivo chavista” y le impactó por error.
-Almelina Carrilo fue asesinada cuando participaba en una manifestación chavista y un abogado opositor le lanzó una botella de agua congelada desde un edificio.
-Neumar Sanclemente era un Guardia Nacional Bolivariano asesinado intentando dispersar una guarimba.
-Carlos Moreno de 17 años fue asesinado en un robo común, no participaba de la movilización.
Ese perfil es el mismo de las víctimas de las guarimbas de 2014, donde sobre 41 fallecidos solo en seis casos se han identificado responsabilidades de fuerzas represivas del gobierno. Los demás son asesinatos de la oposición, victimas de armas de fuego o explosivos caseros portados por los manifestantes de la derecha o delitos comunes que pretendieron ser presentados como políticos. La combinación de ofensiva diplomática, guerra económica, ahogo financiero, violencia paramilitar, actos de terrorismo de corte fascista, y la campaña mediática que se despliega contra el Gobierno y el pueblo bolivariano, parece inexplicable, pero no lo es tanto si lo miramos en el espejo de nuestra propia historia latinoamericana.
Chile
Tratando de explicar lo que sucede en Venezuela, es frecuente la comparación con lo sucedido con el gobierno de Salvador Allende, en Chile, derrocado en 1973.
Hay coincidencias evidentes. En distintas actividades de formación, en diferentes puntos del territorio venezolano con un público popular, proyectamos la parte 3 (El Poder Popular) de la magnifica película “La Batalla de Chile” de Patricio Guzmán. Este capitulo hace referencia a distintas iniciativas surgidas desde los cordones industriales y comités campesinos, como fueron los almacenes comunitarios, destinados a enfrentar la acaparación y el desabastecimiento que promovía la derecha para desestabilizar al gobierno de la Unidad Popular. Pasaban pocos minutos para que, con la espontaneidad que caracteriza al pueblo venezolano, surgieran los comentarios a viva voz: “igualito de lo que esta pasando aquí”, “esconden los alimentos como los escuálidos”, etc.
No había que agregar nada sobre esa película, la vivían todos los días. Sin embargo agregaría que para explicar mejor lo que está sucediendo en Venezuela hay que apelar además a la referencia de otras historias latinoamericanas.
Paraguay
En la Argentina, cuando salimos de los espacios militantes mas informados y nos encontramos con compañeras y compañeros de base, bombardeadas por las redes mediáticas, explicar lo que sucede en Venezuela es complicado. Quienes mayoritariamente se informan por los 8 canales de televisión abiertos, con la honrosísima excepción de las intervenciones de Pedro Brieguer en un reducido segmento de C5N (en el resto de la programación C5N están en línea con el resto de los canales), nos preguntan por qué seguimos defendiendo al proceso bolivariano.
Personalmente celebro cuando en un espacio de asamblea, reunión o experiencia formativo, participan compañeras de origen paraguayo. Porque para quienes conocen la historia del Paraguay, para quienes han conservado su historia trasmitida desde generaciones apelando al refugio del idioma guaraní, saben lo que significa el hecho de que un pueblo y un país pueda ser demonizado y castigado por su pretensión de ser diferente, por haberse convertido en “un buen ejemplo” para los pueblos, y “un mal ejemplo”, para los gobiernos oligárquicos vecinos y las potencias imperiales.
Paraguay fue arrasado en el siglo XIX por la Guerra de la Triple Alianza inspirada, por Gran Bretaña y ejecutada por Argentina, Brasil y Uruguay. Asesinaron a cuatro quintas partes de la población masculina. El Paraguay que fue destruido era la primera potencia de Sudamérica, pero además el país con más justicia y educación, con menos pobreza del continente.
Aquel país ejemplo de libertad y vida apacible, que había estado al margen de las guerras de su época, fue transformado por las versiones de los principales diarios de aquellos tiempos en un país de bandidos y asesinos, en una dictadura feroz que amenazaba a su pueblo y a todo el continente.
Cuando decimos que lo que ocurre en Venezuela es igualito a lo que sucedía en Paraguay cuando se estaba preparando la Guerra de la Triple Alianza, no es necesario explicar mucho más. Basta cambiar algunos nombres. La potencia imperial es ahora EEUU, los que rodean a Venezuela como una tenaza son Colombia, Brasil y Guyana. También Perú, Argentina y Panamá pueden ser parte de la invasión genocida. Al experimento socialista de Venezuela le ocurre lo mismo que le ocurrió al Paraguay de las “estancias de la Patria”, de Gaspar Rodríguez de Francia y los López. No atacan a esos gobiernos y procesos populares por sus defectos, sino por sus virtudes.
Cuba
La feroz campaña mediática realizada contra el bolivarianismo, tiene como uno de sus antecedentes la campaña realizada contra Cuba en los primeros años de la Revolución.
“…la campaña contra el gobierno alcanza una intensidad jamás vista en la historia, las agencias que monopolizaban el mercado mundial de noticias pusieron en marcha esa catarata de basura informativa que dura hasta hoy, preparando el terreno para la cadena de agresiones que iba a culminar en Playa Girón”. Rodolfo Walsh.1961
“Desde el anciano Repetto hasta Rogelio Frigerio, todos los que en la Argentina creían políticamente oportuno pro­nunciarse contra Cuba, hablaban –hasta hace poco ex cáthedra. El método tenía sus inconvenientes. Obligaba a generalidades teóricas que estaban, por así decirlo, remanyadas. Supongo que fue entonces cuando surgió la idea de mandar algunos enviados especia­les que pudieran decir, al menos, que estuvieron en la calle Zanja, o comieron en la Bodeguita del Medio. Con eso y algunas postales del Morro, se lograba la atmósfera necesaria para poder mentir con la im­punidad del 'yo estuve'". Rodolfo Walsh. Publicado en La Habana.1961
“¿Hace falta seguir? ¿Hace falta explicar que el artículo, la serie, todo lo que escriba sobre Cuba este señor Chirusi es la versión nove­lada de una imaginaria aventura?” Rodolfo Walsh, 1961
“El pensamiento colonial utiliza el monopolio de la difusión para derramar una catarata de discursos, declaraciones, manifiestos, conferencias, editoriales, solicitadas, pastorales, etc., para confundir a la masa. En el caso de Cuba, sólo se difunden groseras tergiversaciones, embustes y planteos arbitrarios.”… “Hay una sucesión de trampas. Todos los datos son falsos, al punto que la mentira de ayer es desmentida por la mentira de hoy. Entrevista con John William Cooke de Sylvia Saítta y Luis Alberto Romero.1961.
En el campo del pensamiento de la izquierda y el progresismo hay una opinión unánime que rechaza las “tergiversaciones y embustes” que se difundieron contra Cuba en la década del 60. Pero cuando esas mismas “tergiversaciones y embustes” se aplican en la actualidad a Venezuela, no faltan los que las consienten, los que las aprueban con declaraciones oblicuas, los que en nombre de la revolución perfecta se suman al coro de la derecha.
Las opiniones sobre las revoluciones, o aún sobre las rebeliones populares, sobre todos los gigantescos e imperfectos esfuerzos de los pueblos para resistir y cambiar la sociedad, tienen escaso valor cuando se juzgan hechos pasados. Lo que permite medir la calidad de un intelectual, un comunicador o una fuerza política son sus definiciones cuando la realidad quema, donde salir a enfrentar la prensa de guerra de la derecha significa arriesgar prestigio, figuración académica, [invitaciones] y reconocimiento politico. La orientación de las argumentaciones, por derecha o por izquierda, es menos importante que la decisión de apoyar a condenar un esfuerzo popular en problemas, rechazando o avalando invasiones imperiales o golpes de la derecha.
Argentina
También lo ocurrido en la Argentina en la década del 70 puede ayudarnos a interpretar lo que ocurre en Venezuela
La consigna de que “las luchas de los derechos humanos son de todos”, parte de la valoración correcta de que esas luchas no deben partidizarse, pero también puede inducirnos a la idea propuesta por la nueva derecha de que cualquier sector de la sociedad argentina puede hacerse cargo de la bandera de los derechos humanos. Algo así como que los derechos humanos son algo totalmente ajeno a los proyectos de país en disputa y la lucha de clases.
Desde esta mirada el genocidio cometido por la dictadura habría sido provocado por un súbito ataque de locura de mandos militares que por causas ocultas se lanzaron a hacer desaparecer personas, torturar, asesinar y robarse bebés.
No fue eso lo sucedido. Desde finales de los 60 se empezaron a producir en el país enormes puebladas populares (la mas conocida fue El Cordobazo), que pusieron límites a las pretensiones de la dictadura de la autotitulada “Revolución Argentina” de eternizarse en el poder politico. También por esos años empezaron a desplegarse organizaciones politico-militares de izquierda, que alcanzaron un cierto nivel operativo y ganaron simpatías en el pueblo. A principio de los setenta los militares se vieron obligados a aceptar el regreso del líder político de oposición, Juan Domingo Perón, que volvió al país en el marco de gigantescas movilizaciones populares (no menos de dos millones de personas en Ezeiza).
La defección política del gobierno de Perón no paralizó la movilización popular, que trasladó su escenario principal a las fábricas, donde los trabajadores protagonizaron en los años 74-75 el pico mas alto de las luchas sindicales en la historia del país, batiendo récords mundiales en la conflictividad obrera. Esas luchas no solo fueron importantes por su cantidad, sino también por su calidad, ya que se organizaron al margen de la burocracia sindical y apelando a las bajas programadas de producción y otras formas de control obrero.
En todo ese período las organizaciones políticas populares más avanzadas, que alcanzaron masividad e influencia política, propusieron el horizonte estratégico del Socialismo.
Resumiendo podemos decir que el ciclo de luchas 1969-1976, puso en cuestión la hegemonía de las clases dominantes en la Argentina, y que su respuesta fue acorde con el desafío planteado. Esa respuesta incluye al genocidio, pero no se limita a la violación masiva de derechos humanos. La dictadura produjo una gigantesca apropiación de recursos por parte de la burguesía local, expresados en la quita a los trabajadores de conquistas sociales, convenios laborales, salarios y puestos de trabajo. La dictadura también refundó el proyecto de país, promoviendo la matriz neoliberal.
El caso argentino se diferencia del bolivariano porque en ese país la víctima fue un proceso popular y no un gobierno popular. Debemos recordar que durante el Gobierno de Isabel Martínez, que fue derrocado, ya se habían tomado las primeras medidas económicas de corte neoliberal y se produjeron alrededor de 3000 asesinatos políticos a manos de las 3 A. Las experiencias se parecen porque la ofensiva que se ejerce contra el pueblo y gobierno bolivariano no pretende enmendar errores o recuperar la democracia, sino castigar el atrevimiento de intentar un experimento politico-social de horizonte socialista. Y además va a promover una gigantesca apropiación de la burguesía local y el imperio de las abundantes reservas petroleras y mineras del país.
Nicaragua
Cuando se alude a que Venezuela está entrando en un escenario “nicaragüense”, nos estamos refiriendo a la experiencia vivida en ese país entre 1979 y 1989. Los sandinistas llegaron al gobierno mediante la lucha armada. Derrocaron al gobierno de Somoza e intentaron poner en marcha un proyecto popular que tropezó desde el primer momento con enormes dificultades. Nicaragua fue sometida a fuertes presiones económicas, pero además a una agresión militar sistemáticas que protagonizaron los “contras”, entrenados y financiados por EEUU.
La agresión paramilitar prolongó el desangre del pueblo nicaragüense. Los sandinistas perdieron miles de militantes y buena parte de sus mejores cuadros en la lucha por el tomar el poder y los siguieron perdiendo en las batallas contra “los contras”. El proceso popular de Nicaragua fue sometido a un descalabro económico, a un debilitamiento de sus conducciones políticas y a un progresivo desánimo de la población, harta de tantas penurias económicas y de tanta guerra. Finalmente la derecha retomo el gobierno por elecciones con el triunfo de Violeta Chamorro en 1989.
Las presión combinada de acción diplomática, guerra económica y acción paramilitar sobre el pueblo y el Gobierno que protagonizan un proceso transformador emparentan a los procesos del bolivarianismo y el sandinismo. La circunstancia de que una franja importante de la población, no menor del 30%, como consecuencia de esas presiones y también de los errores de los gobiernos empieza a retirarse de la política, o al menos de la adhesión activa al oficialismo, también es coincidente.
Para no poner en un mismo plano los diferentes elementos que se combinan en una situación compleja creo que hay que resaltar que, al igual que lo ocurrido en Paraguay y en Nicaragua, el gobierno y el pueblo de Venezuela están pagando la osadía de intentar un proyecto diferente, más justo y más humano.
Ser de izquierda o votar a la izquierda es aceptable mientras no se supere la marginalidad política, pero cuando fuerzas de izquierda alcanzan triunfos y relativos avances en la tarea de transformar la sociedad, la respuesta de la derecha local y de las potencias imperiales es contundente. El precio por desafiar al sistema capitalista y al orden imperial se paga con la demonización, la muerte y múltiples penurias económicas
En esas circunstancias tan duras, no es sorprendente que una parte del propio pueblo empiece a preguntarse si vale la pena tanto esfuerzo. También es cierto que en esas circunstancias es muy importante que los gobiernos y las fuerzas que lideran el proceso cometan lo menores errores posibles. Porque los errores desmoralizan y mucha veces desde la sobreactuación de los errores, se justifica la pasividad o la defección.
Algunas conclusiones
La propuesta de buscar claves en nuestra propia historia latinoamericana para ayudarnos a comprender lo que sucede en Venezuela, no pretende ocultar que el proceso bolivariano tiene sus propias originalidades.
Es evidente además que los mecanismos y presiones para acorralar y desestabilizar a un gobierno popular no son los mismos que en la década del 60 y el 70. Pero existen continuidades y coincidencias que siendo resaltadas aportan a la comprensión política.
Finalmente debe reconocerse que mas allá de las opiniones de los intelectuales, comunicadores o fuerzas políticas existen las opiniones y síntesis políticas que van construyendo los propios pueblos.
Si para los primeros solo habría que llevar un registro de sus opiniones, para que en el futuro sean valorados por lo que dijeron o dejaron de decir en los momentos críticos, cuando la realidad ardía, para las opiniones que van construyendo los pueblos corresponden otras observaciones.
La primera sería no apresurarse en las caracterizaciones, porque esas síntesis, esas valoraciones, se construyen por caminos diferentes, en forma más lentas y por procedimientos mucho más complejos. En esa construcción debe valorarse que la propia condición de oprimidos y ninguneados permite identificar, olfatear, a sus iguales en el continente. Pueden sentirlos por su forma de hablar, por el color de su piel y también por sus enemigos.
Si en las movilizaciones de la oposición venezolana solo se ven jóvenes ricos, rubios y de ojos claros y en las del chavismo negros, mestizos y originarios pobres, ya tienen un primer indicio. Si Macri, aborrece a Venezuela, el gobierno chavista no puede ser tan malo. Si Chávez fue enemigo de EEUU y Maduro sigue siendo acosado, algún interés patriótico debe estar defendiendo. Los de abajo, a diferencia de las clases medias que viven cambiando de opinión, construyen posiciones lentas, pero sólidas y que permanecen en el tiempo.
Han pasado 150 años desde que la Revolución Paraguaya fue aniquilada y no han podido convencer al pueblo guaraní de que aquel esfuerzo no valió la pena.

La Haine
Texto completo en: http://www.lahaine.org/claves-para-comprender-lo-que
 

Dossier Álvaro Uribe Vélez

Colombia Invisible - Unai Aranzadi

Tendencias

.

Basta de Terrorismo de Estado

Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. CambioTotalRevista - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger